About

Belirium (del latín Belirium) o síndrome creativo agudo, es un trastorno mental, habitualmente originado por el virus creativo (del latín Creatium). Es una patología que produce una alteración del nivel de conciencia y se considera necesaria para el buen funcionamiento del organismo de un creador. El peligro de contagio es indefinible, porque la transmisión de este virus aún es un enigma para la ciencia. Es fácil identificar las personas que padecemos la enfermedad, ya que sus síntomas son claramente reconocibles.
9 de cada 10 enfermos salimos a la caza de referentes. 
8 de cada 10 enfermos caemos en depresión delante el blanco. Pero solo hasta que damos con él. 
7 de cada 10 enfermos nos angústia no encontrar lo que buscamos. Una, dos, tres, pasan las horas. 
6 de cada 10 afectados sufrimos un pequeño Belirium, comúnmente conocido como: “¿Y por qué no se me había ocurrido antes?”.
5 de cada 10 enfermos sufrimos hiperactividad, que conlleva la repetición demente (del latín repeticiae dementum) de la misma idea.
Prueba de decir en voz alta muchas veces seguidas una palabra. Cuchara, cuchara, cuchara… Más rápido! Cuchara, cuchara, cuchara, cuchara, cuchara… Al final pierde su significado. Ya no es un cubierto, solo es un sonido desconcertante. En realidad ese objeto se podría llamar de cualquier otra forma. En realidad, se da cuenta de que su primera idea también podría ser de cualquier otra forma.
4 de cada 10 enfermos llegamos a la fase del inconformismo. Incluso algunos llegamos a ser inconformistas bipolares. Nos desmoronamos de nuestra primera idea y vamos al polo opuesto a buscar la respuesta.
3 de cada 10 enfermos sufrimos cambios en el sueño. Mientras nuestro cuerpo duerme aferrado a la nueva, pero efímera, idea nuestro subconsciente nos descubre ideas que ya había captado en la primera fase. Ideas que dormían en nuestra cabeza y que no sabíamos que las teníamos.
2 de cada 10 afectados pasamos del sueño a la realidad con facilidad, capaces de convertir lo volátil en terrenal.
Y solo 1 de cada 10 enfermos llegamos a la última fase de la enfermedad. Una fase irreversible, en la que todos estos síntomas se conservan latentes en nuestro organismo. Un estado de nirvana creativo que nos deja secuelas para siempre.
En realidad, es en ese momento cuando los enfermos de Belirium nos sentimos más sanos.
10 de cada 10 personas sanas confiesan que les gustaría estar enfermas de Belirium.
Back to Top